Plan perfecto

Lo tenia todo tan bien calculado.

Era un plan perfecto, hasta el mas mínimo detalle ya había planeado.

Estudie tanto, busque tanta información que nada podía salir mal.

De pronto mire a sus ojos apareció una sonrisa y mi plan fracasó.

Admito

Admito que cada vez que suena el móvil lo busco rápidamente a ver si las notificaciones me dicen que es un mensaje tuyo

Admito que cuando veo tu nombre se me escapa una sonrisa, A veces pícara.

Admito que se me hace un nudo en la garganta cuando pienso en ti.

Admito que no respondo rápido para que no pienses que estoy ansioso.

Admito también que muero por volverte a ver.

Admito que guardo todas tus fotos, las que envías a mi whatsapp

Admito que he llenado ya 2 bolsas de lindos recuerdos que tengo contigo. y las que faltan.

Admito que me gusta tu voz, que me encanta verte sonreír.

Admito que quiero vivir a tu lado por los siglos de los siglos amén.

Admito igualmente que que cuando lloras mi corazón muere un poco.

Admito que ya sabía lo que pasaría pero no puedo evitarlo.

Admito que mi corazón ya es tuyo aunque Cupido no allá querido flechar el tuyo. Aún…

A Happy Person

The Philadelphia Times stated in it’s first issue that another would be printed in a months time,
‘provided there was news to report’. Times have changed, IT. is almost everywhere, but in Cuba
there are problems.
Since then, (two centuries?) have passed. World events are still shaped by economics, politics, and
the weather. (Remember that the flood of the Old Testament was not the first to be recorded, the
story of Gilgamesh had an account of one before that).
Lives are lived in the hope of better things to come, or perhaps of maintaining the status quo, but
surely not in the hope of a regression? But increasingly, we are drowning in a virtual flood, a flood
of ‘information’.
Is it possible to have too much of a good thing? Like red wine, or love, for instance. And since
information takes time to digest, if we consume too much, does something have to make way?
Since I came to Cuba, a curious calm has settled over me. I tried to fathom out what the cause could
be. If somebody asks “why are you wearing a hat?” my answer is simple, “to keep the sun off my
head”. But if asked “why are you happy?” the answer would not be so straightforward.
“Less is More”. I don’t know where this saying comes from, and it is open to question as to whether
it has any universal application. But in some respects, it carries a ring of truth. The value of
information decreases in proportion to it’s quantity. Remember the last time you had a holiday. Did
you keep to your usual schedule of TV news and soaps, papers and magazines? If not, did you feel
any loss, or was the experience beneficial?
Here in Havana, there are no newsagents, no stalls selling papers and magazines, just a few old
men, selling copies of ‘Granma International’* the official government newspaper. It is printed in
several languages, and on occasion, I buy one to see what the party line is. Foreign delegates
visiting Cuba, or the opening of a new factory are of limited interest to me. There is no gossip, or
scandals, but if there is an event that is likely to affect the world, it is reported in plain words.
I am lucky. I can go to an internet café, (an expense most Cubans forgo) and read any newspaper I
care to on-line. I rarely do. I have found that, like the ‘serve yourself carvery’, when greater quantity
costs no extra, the temptation to over-consume is difficult to resist.
One of the functions of the connoisseur is to extract the best from what exists, or history leaves. Not
everyone agrees, but if enough sifting is done, we are left with something worthwhile. As with
‘wikipaedia’, we can benefit from the labours of specialists. Time and distance give a perspective
that the present does not allow, even if tastes change, this only serves to enhance understanding, as
in the current fashion for ‘history of the people’.
So, where does this leave us. This is a Cuba perspective. Written by someone ignorant, but trying to
learn, trying to understand how others live. In doing so, I gain an insight into myself that would
otherwise be hidden. Every day brings a new experience, another preconception is shattered, a ‘truth
universally acknowledged’ is found to be defective, and the curiosity that leads me to question, tells
me more about myself and the world.
Yesterday, I went shopping, or more specifically, I went looking for bananas. Since the hurricanes,
three in quick succession of late, fresh produce has been very difficult to obtain. A few oranges, but
bananas, none. after a fruitless search, (sorry, I had to put that one in:-) during which I discovered
that even in winter, the high humidity makes walking a sweaty affair, I had to give up. Bananas
will, I am sure, taste like nectar of the Gods when they finally come to market..
In the evening, I started to read Victor Hugo’s ‘Hunchback of Notre Dame’. I thought I knew the
story, but had never found the time to read it. My copy, one of three books I have with me here, was
printed in the USA by ‘The Spencer Press’ in 1937. It runs to 414 pages, is hardback, bound in green
cloth and is very well worn. It is one of my treasures.
It was given to me by my friend David. It was the only book he possessed in the English language.
It had been presented to him by his English teacher, (I should explain that after his accident he was
forced to give up his university studies and learnt English at home). He told me that he studied
English with his American teacher for 8 years, 3 times a week, 4 hours a session. I am the first
Englishman he has ever spoken with. We had no trouble communicating.
After we had gone for a drink at the nearby café, David had asked me back to his home, while I
waited in the living room, he had driven his scooter into a back room, shortly returning with the
book on his lap.
Imagine signing your name, using a mirror, on paper held between your feet, with your hands
bound behind you, holding an oil covered pen. Then you will have an idea how difficult it is for
David to write.
As I type this, the book is beside me on the sofa. Edge on, it has the appearance of a strip of weather
beaten pine, ridged, with dark flecks along the grain. I open it and read, in bold but spidery letters,
the inscription:
To My Friend TOM
who make me a happy Person
Thank a Lot
DAVID
*The reason for the name ‘Granma’ (www.granma.cu) is as unlikely as could be imagined, if you
have studied South American History, you will know already. If not, I will explain, another time.

New Life 4A Scooter.

By Tom Simmons

Earlier this year I wrote the story of ‘The Smuggler’, a light hearted account of how, with the’Special Assistance’ of Virgin Airlines, we took a 4 wheel electric scooter from Gatwick to Havana. I am happy to tell you that my back is still completely free of pain, and the scooter is enjoying a new life in the sun. Imagine my surprise when I met the David in the park, sitting on his scooter, surrounded by friends, watching kids playing baseball. He told me how he now gets to see his physiotherapist, and drives a kilometer into town twice a week for computer studies. Due to the weakness in his hands and arms, he finds it almost impossible to operate a keyboard, so typing is a slow and difficult task. Now I guess the next thing to find is a Spanish language voice recognition program. Then he will be able to write as well as do graphics. When my first wife left me and our two young children, a newspaper reporter asked me, after a lengthy interview, “what is the most valuable thing you can give them, and the most important thing you can teach them”. My reply was, “ the most important gift is my time, and for me to teach them how to think”.

Time is the one thing we cannot increase. We spend time working to buy things so that we have more free time. And what do we do with this’free’ time?

Think about it. Life is now, and now comprises expectation by the minute, shapedby memory. This is what I think, you may disagree.
David now leads a life that is less dependent, and the value of the scooter is far in excess of its cost.

There is a saying about ‘knowing the price of everything and the value of nothing’. One of the things that makes me wonder, is the cost of disposal of unwanted objects that would be of great value in another part of the world. Rubbish is after all, only matter out of place. Which reminds me, something I forgot when I was writing ‘Feeding the Cow’. Every day I meet interesting people, and just before I bought my 10 Peso ham roll I had been chatting to a Canadian couple. They told me that recently 3000 used firefighting kits had been donated to Cuba, breathing apparatus, pumps and equipment that had been replaced by new gear. What would have have happened to it otherwise? Landfill? The cost had been amortised, but the value to the Cuban fire service is anyones guess, like the old ‘yellow school buses’ that chug to and from schools all over Cuba, with signs on the side saying ‘Donated by Canada’ they are not just a symbol of friendship, they are a practical help that Canadians give, unlike ‘Foreign Aid’ which often fails to materialise.

Well, that is enough of this serious stuff, makes me feel a little sad, waste. So to finish I shalltell you something. I asked David. “Why are Cubans always smiling” “Everyone is my friend ” he said “ we all help one another”. Just then, right in front of us, a boy fell off his bike, a crowd of kids appeared, one helped him to his feet and checked to see if he was hurt, two more picked up his bike and straightened the saddle, they all laughed. “See”David said “we are happy by nature, when we eat a stone, we smile, we have little, but we share even the little we have, that is what life is about. How does one place value on something, when it is free? Mostly, we attach value to an object when it is in short supply, or someone tells us it is, like a dead shark in formaldehyde. There is no shortage of love here, and value has its rightful place

The Smuggler.

A story by Tom Simmons about me

There is something about customs officials that has always used to unsettle me. They make entering acountry, especially a non European one, something to be wary of. Anything unusual can lead to delay,endless questions and an intrusion into ones private life that seems to border on paranoia.This story had its beginning a few weeks ago, when I was with my Cuban girlfriend Anay in Londonand we saw a man on an electric scooter. She had never seen one before and asked me why the manwas riding it. I told her many people had them, usually because they had some difficulty walking.Later, she told me about when she was a teenager, and used to cycle to the beach with friends to swim.One day her friend David, who loved to dive, entered the water where it was too shallow.He broke his neck.Anay told me that ever since, David had been confined to his bed, waiting for the times when friendscould borrow an old wheelchair from a neighbour, and take him out for a while. We realised what adifference a scooter would make to his life, no more waiting for the old wheelchair or relying on friendsto push him, this would not be something to make life easier, it could be life changing.The next day, I searched for used scooters for sale in the local paper, and bought the first one we saw,as it had very little use and took apart for transport in the boot of a car. We could think about how toget it to Cuba later.Searching the internet for freight forwarders, I discovered how expensive and difficult it was to sendanything abroad, let alone Cuba, which is poorly served by the outside world.Then I remembered the ‘donkey story’, which someone had told me. It concerned an Arab merchantwho made regular trips across the border to a neighbouring country.Each time he was stopped by the customs man, who made him unload his bales of hay that werecarried on his donkey’s back. When nothing was found to be hidden in the hay, the merchant wasallowed to continue.This routine was repeated for a number of years, and every time there was no contraband, but thecustoms official always made the merchant unload the bales for a detailed examination.Eventually both the merchant and the customs official retired. One day they met in a bar. The customsman asked the merchant to tell him how he made any money carrying hay across the border.“I never made any money from hay” said the trader.“So how come you were able to retire”.“Smuggling”.“But I examined your load every time you crossed the border” came the puzzled reply. “And there wasnothing hidden, so what were you smuggling”?The old merchant laughed, and said quietly, “donkeys”.So. Remembering my old back injury, All I had to do was let my slipped disc play-up again, notdifficult in our glorious wet summer and I could, with the help of Virgin Atlantic’s superb SpecialAssistance facility, take the scooter on the plane to Havana. Simple. Anay would be my helper.Problem solved.We loaded everything into my friend Muriel’s cavernous ‘Voyager’, and she kindly drove us from herhome to the airport. We rolled from the drop-off point through the airport departure lounge right up tothe plane, then off at Havana where we received every help imaginable, no queuing at passport controlor hassle with customs, and I was not allowed to take a step, right out to the taxi rank.It needed two cars to transport all out goods and the scooter away from the airport, and within an hour,Anay’s old friend David was gently lifted out of his bed and placed on his new wheels.Friends and neighbours gathered in David’s flat, spilling out onto the terrace. He took to the controls asif he had driven all his life, and maneuvered it out of his bedroom through the lounge and onto theterrace to give a demonstration.We left him to play with his new machine, and my back suddenly and miraculously recovered, not thatanyone noticed.Now I understand why Anay, who is a good swimmer, would rather stay on the beach than go into the sea.

Reír llorando

Viendo a Garrick -actor de la Inglaterra-
el pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso de la tierra,
y el más feliz…” y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
sufro -le dijo-, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única pasión la de la muerte.

-Viajad y os distraeréis. -¡Tanto he viajado!
-Las lecturas buscad. -¡Tanto he leído!
-Que os ame una mujer. -¡Si soy amado!
-Un título adquirid. -¡Noble he nacido!

-¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas.
-¿De lisonjas gustáis? -¡Tantas escucho!
-¿Qué tenéis de familia? -Mis tristezas.
-¿Vais a los cementerios? -Mucho… mucho.

-De vuestra vida actual ¿tenéis testigos?
-Sí, mas no dejo que me impongan yugos:
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos, mis verdugos.

Me deja -agrega el médico- perplejo
vuestro mal, y no debe acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo
“Sólo viendo a Garrick podréis curaros”.

-¿A Garrik? -Sí, a Garrick… La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa;
¡Tiene una gracia artística asombrosa!

-¿Y a mí me hará reír? -¡Ah! sí, os lo juro;
Él sí; nada más él; más… ¿qué os inquieta?
-Así -dijo el enfermo-, no me curo:
¡Yo soy Garrick!… Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora
el alma llora cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto,
y también a llorar con carcajadas.

Autor: Juan de Dios Peza

Amor envenenado

Historia realizada a petición de mi amigo Alberto (basada en hechos reales)

Aquella tarde en el parque todo parecía de un color diferente, hojas en el suelo, viento suave y un sol abrazador, una discusión tonta con mi prima me hizo despedirme de ella y junto a mi bicicleta emprendíamos el regreso de camino a casa. El viento me daba, el sol calentaba, y casi un sentimiento afloraba por aquella discusión tonta con mi prima a la que amo tanto.

Camino a casa una parada obligatoria frente a casa de mi tía, de pronto el aire paro el sol brillo fuerte y el color de la tarde cambio.

Siento uno ojos detrás de mí una mirada penetrante pero no quiero girar, será acaso una alucinación, con un gesto suave y casi irreal giro, oh mi dios una mirada me deslumbra una sonrisa me atrapa y mi corazón empieza a latir al estilo de una novela.

Con un gesto amable lo saludo, sentí un silbido, no sé cómo llegue a acercarme, entre sonrisas intercambiamos números, era la persona más maravillosa y amable que había visto, me sentí bien, era un sueño de películas y quería ser el actor principal.

Otra vez pensé que cupido se había equivocado y aquella flecha no era para mí y justo en ese momento el tono de mi teléfono avisaba de un SMS entrante. Tenía miedo de leerlo una vez que su nombre apareció, pero algo me decía que eran buenas noticias, el SMS decía ¨tienes una sonrisa maravillosa porque no nos encontramos en el parque¨

Justo a las 8 apareció en el parque donde yo esperaba nos sentamos nos presentamos oficialmente, mi corazón no dejaba de latir y entre risas y alguno que otro piropo nuestros labios se acercaron y así comenzó nuestra historia de amor.

El timbre de mi móvil advertía la llamada que me despertaría bien temprano en la mañana y tenía aquel sueño maravilloso y no quería despertar, no sé cómo llegue al móvil y respondí una voz angelical y dulce me preguntaba, amor quieres dar una vuelta y tomar unos helados. Ok ok a las 10 espérame en el parque ya voy.

Mi corazón latía apresuradamente mi sueño acabo, que me pongo, que me pongo. Vacié mi closet quería impresionar, probé mas de la mitad de mi ropa y al fin me puse mi mejor outfit y me dispuse a aquel encuentro.

-Amor al fin llegas

-Me quería bañar

Está bien, respondió un beso sello mis labios para emprender la salida.

La mañana esta linda el sol muy moderado no hay tanta bulla en la calle el tiempo parece acompañarnos, me siento bien mi corazón lentamente se adapta a estar juntos miro su rostro y parece mentiras, voy lento, nos abrazamos nos besamos muy lentamente, de pronto taxi taxi,

¿nos lleva a la marina Hemingway?

En pocos minutos llegamos a la marina el aire de la costa es diferente, se tornaba azul el cielo, pensaba en que esto es caro y si me trae aquí es que le intereso un poco más de lo que imagino, helado para dos con una voz maravillosa le pide al camarero. Nos pusimos a conversar, como me haces reír, tenía miedo de parecer tonto le dije porque me da gracia todo lo que dices. No te preocupes lo hago para verte reír al final fue tu sonrisa la que me cautivo…

Entrada la noche volví a mi casa, donde estabas pregunto hasta el perro en mi casa. Solo pude responder. familia creo que el amor toco mi puerta y me fui a bañar.

¿vuelves a Salí? Mama es al parque como siempre…

Un encuentro diferente esta vez me esperaba a mí, ¿ya estás aquí? Es que no dejo de pensar en ti

Conversaciones, risas, besos, abrazos, la gente nos mira pareciéramos algo raro, solo nos queremos y demostramos nuestro amor.

Es tarde en la noche ya me tengo que ir, mañana es día de escuela. Ok amor nos despedimos cálidamente y nos dijimos adiós.

Ayyyyyyyy ese despertador, era lunes comenzaba la escuela, de pronto recordé que estaría en su casa solo y no quería ir a la escuela, casi mi conciencia me obliga a ir a la escuela, pero yo quería compartir un día con mi amor.

¿Bebe que haces aquí? me pregunto, quiero pasar el día contigo ¿puedo pasar? Claro claro asintió y rápidamente entre en su casa para que nadie me viera.

Su casa bien bonita muy acogedora estábamos solos me invito a sentarme nos besamos, que calor¡¡¡ le dije, ¿quieres agua? Claro le dije, juntos fuimos a la cocina, mientras bebía mi agua un olor llamo mi atención, venia de una habitación ¿quieres pasar a mi habitación? Acepte.

De pronto me beso mis labios no querían separarse la temperatura subió, nuestras ropas cual cuento de hadas desaparecieron y nos fundimos en un abrazo su piel caliente mi respiración agitada nuestros corazones latiendo en la misma clave de sol y el amor se respiraba.

No sé cuánto estuvimos solo en aquel cuarto entregándonos amor lo único que sé es que me aprendí su cuerpo de memoria y lo único que puedo decir es que bese hasta su sombra como dijera el artista. Nuestros encuentros a escondidas se repetían varias veces y cupido pedía más.

Así pasaron varios meses el amor aumentaba nuestros encuentros eran más frecuentes nuestras salidas también ya no podía respirar otro aire quería siempre estar junto a este amor, nuestras familias se conocieron y todo iba muy bien.

Te noto extraño amor ¿qué pasa? Nunca respondía, pero sentía que ya no era lo mismo, aquel amor del principio ya no lo sentía, ya no llegaban a mi oído palabras de amor ya no íbamos por helados ya el parque aquel testigo de nuestro amor no nos veía pasar, las tardes se comenzaron a tornar grises, sus SMS no llegaban, no me timbraba, lloraba, si lloraba no comprendía que podía pasar y quería explicaciones

un día cuando cumplíamos tantos meses decidí fugarme de mi escuela no me sentía bien quería estar juntos necesitaba sus besos sus abrazos sus caricias estaba enamorado de este ser y en la escuela no tenía mucho que hacer y pensaba pedir explicaciones.

Me dispuse a ir hasta su casa quizás era una sorpresa porque no me esperaba mi visita y quería sorprender.

Llego a su puerta, me canse de tocar a la puerta, nadie respondía, y cuando ya casi me iba sentí la puerta abrir detrás de mí me vire y era una persona que no conocía pregunte por él, estaba bloqueado. De pronto me fije que ese extraño estaba en toallas recién bañado atrás de él se asomaba la traición y ahí lo entendí todo, cogí mi bicicleta eche a correr en ella mis lágrimas se salían, me sentía traicionado me sentía, destrozado no sé porque cupido me estaba haciendo esto después de tan lindos momentos llegue al parque todo me recordaba a él, me senté en nuestro banco, lo entendí todo, era una farsa de pronto pensé que esto no había pasado estaba confundido, lo llame, quiso explicarme, y entonces fue cuando me di cuenta que era objeto de sus mentiras, me había utilizado, solo quería mi juventud mi inexperiencia mis ganas de tener un amor verdadero y me utilizo.

Llore, llegue a casa destrozado me metí en mi baño llore hasta que mis lágrimas se secaron llame a mi amiga le conté no quería creer que esto me sucedía y solo me di cuenta que había sido víctima del amor y de una flecha envenenada.

La vida continua, no tengo miedo de volverme a enamorar seré precavido no volverán a romperme el corazón, a ti solo te dedicare estas palabras

Fabio amor traicionero tu peor castigo será enamorarte y que te hagan lo mismo que me hiciste a mi

Homenaje

Fernández retamar

Felices los normales
Felices los normales, esos seres extraños,
Los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente,
Una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida,
Los que no han sido calcinados por un amor devorante,
Los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco más,
Los llenos de zapatos, los arcángeles con sombreros,
Los satisfechos, los gordos, los lindos,
Los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí,
Los que ganan, los que son queridos hasta la empuñadura,
Los flautistas acompañados por ratones,
Los vendedores y sus compradores,
Los caballeros ligeramente sobrehumanos,
Los hombres vestidos de truenos y las mujeres de relámpagos,
Los delicados, los sensatos, los finos,
Los amables, los dulces, los comestibles y los bebestibles.
Felices las aves, el estiércol, las piedras.
Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sueños,
Las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan
Y nos construyen, los más locos que sus madres, los más borrachos
Que sus padres y más delincuentes que sus hijos
Y más devorados por amores calcinantes.
Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.

Felices los normales, esos que en nombre de la modernidad, promueven ganar como sea y de la forma que sea. Felices los normales, aquellos que engañan a los padres con la excusa de amontonar chicos en los gimnasios, están formando jugadores. Felices los normales, los que se creen con derechos adquiridos de desorganizar torneos y campeonatos, y cada día que pasa menos chicos practican deporte. Felices los normales, los que lograron que veteranos que deberían disfrutar viendo desde la tribuna como se juega el deporte que aman, tengan aún que seguir corriendo porque si no lo hicieran ellos no habría competencia. Felices los normales, los que descuidaron las categorías formativas y hoy nuestras Selecciones confirman que no habrá recambio -al menos en lo inmediato-. Felices los normales, los que detrás de un sello de club poderoso, niegan que chicos de 15 años orgullosamente representen a Chubut. Felices los normales, los que recibieron subsidios del estado y nunca los rindieron aprovechando ese dinero público para viajar por el mundo a nombre de nuestros chicos.
Felices los normales, los que transformaron entrenamientos en juegos intrascendentes y siguen cobrando su sueldo gracias al esfuerzo de padres distraídos.
Felices los normales, los que ya no corrigen fundamentos y consiguieron que se vean chicos con ningún tipo de sicomotricidad corriendo detrás de una pelota. Felices los normales, los que en base a vaya a saber que alquimia, fundieron una matriz competitiva en edades en las que deberían ser el divertimento masivo y no la crueldad selectiva. Felices los normales, los que miran para otro lado ante las injusticias que deben padecer los más chicos por la falta de competencia y hablan de fracasos deportivos cuando los resultados finales son adversos.
Felices los normales, los que sólo publican estadísticas y no se detienen a analizar que día a día vamos retrocediendo horrores con respecto a lugares no muy lejanos. Felices los normales, los que aplauden que los gimnasios se usen para generar recursos y no para que los chicos adquieran sentido de pertenencia de su club porque ya no tienen horarios para practicar su deporte favorito.
Felices los normales, los que toman a los clubes como guarderías de lujo y no bajan de sus autos suntuosos a interiorizarse que hacen o dejan de hacer con sus hijos. Felices los normales, los que nos obligan a vivir esta infeliz y anormal realidad, y viven tan felices y tan normales.

Los buenos modales y la juventud

¿Que son los buenos modales?
¿Cómo saber si una persona tiene buenos modales?

Los buenos modales son el comportamiento de los seres humanos
frente a situaciones cotidianas.

¿Se han perdido los buenos modales hoy en cuba?

Cuando somos niños los padres desde muy chicos nos comienzan a inculcar buenos modales como cuando alguien te regala algo tus padres te decían “que se dice”
luego en la escuela los maestros te inculcan más buenos modales y de esos (si son buenos maestros) aprendemos muchísimo démonos cuenta que pasábamos desde las 8:00 am a las 4:30 pm en la escuela más tiempo del que estábamos con nuestros padres
Nos despertaban a las 7 y hasta las 8 que entrábamos en la escuela solo estábamos 1 hora con nuestros padres luego salíamos a las 4 :30 de la escuela y nuestros padres llegaban a las 5, jugar tareas comer y a la cama lo más tarde a las 8 (eso era antes, ahora los niños se acuestan a las 11 o más)
Pasábamos 4 o 5 horas con nuestros padres y 8 con los maestros pues estos nos enseñaban más, claro maestro significa eso enseñar a los demás y si es bueno lo recuerdas toda la vida.

¡¡¡Buenos días!!!
Ya esto casi no se oye y si llegas a un lugar y dices buenos días te miran raro muchas veces y los menos te responden

Gracias, esto lo oímos desde chiquitos incluso mucho antes de comenzar la escuela y cuantas veces damos las gracias por una información que solicitamos o un cumplido que nos hacen o mucho menos por si recibimos algo u otras circunstancias

¿Cuantas veces pedimos perdón por una falta cometida? o ¿cuantas veces nos damos cuenta de haber cometido un error?
En el transporte público en nuestro país tenemos asientos diferenciados para ser ocupados por personas con discapacidad o mujeres embarazadas
¿pero le cedemos el asiento a una persona mayor o mujeres?

Antes las personas mayores nos regañaban y a veces hasta llorábamos por el respeto que teníamos a personas mayores, ahora todos los niños te responden y en muchos casos hasta te contestan de mala forma y muchos otros a los que llamo “los abogados” te discuten todo y además siempre tienen la razón.

Antes existía una materia que te enseñaba en nuestras escuelas que se llamaba educación cívica no sé si se sigue impartiendo y si es así ¿que enseñan a los niños ahí en estos tiempos? porque casi la mayoría de los chicos no tiene los modales adecuados.

Todos sabemos que los chicos se aprenden las canciones en un ratico, ¿pero cuantas canciones de las que escuchan los jóvenes de hoy enseñan buenos modales? si no al contrario hablan de ser bandidos tener lujos carros dinero de sexo peleas y hasta casi pornográficas.
Con esto no quiero decir que este en contra de ese genero musical, (bueno no se si eso se puede llamar música) pero no creo que enseñe nada bueno a los niños que son los que mas la consumen y los que tenemos la responsabilidad de enseñar.
Tampoco quiero generalizar y decir que toda la juventud es falta de respeto y tienen malos modales porque hay mucha gente joven que son aun mas educada que la gente mayor, pero si la mayoría están descarrilados en este sentido y creo que mas culpa de ellos es culpa de los que debemos enseñarlos.

¿Es acaso que por ser un país del 3er mundo, subdesarrollado, bloqueado y demás no podemos ser educados o velar por que el futuro de la sociedad este educada?

Buenos días, buenas tardes o buenas noches dependiendo en que horario lea esta entrada
Gracias por leernos y reflexionar
Agradecido si sigue nuestro blog y comenta nuestra entrada